2.1.08

Feliz año nuevo.


A finales del mes pasado escuché una idea que quiero poner en práctica en el inicio de este nuevo año. Intentar recuperar el sentido de la sorpresa, del poder maravillarme con las cosas pequeñas de la vida.
No se trata simplemente de "detenerse a oler las rosas". Eso es sencillo de recordar y de hacerlo, pues las flores hermosas nos inspiran a muchas cosas bonitas, no importa el humor o la premura que tengamos.

Mas bien se trata de fijar nuestra atención en la sonrisa que nos regalan en la mañana friolenta, la risa maravillosa de un niña, el "gracias" que nos dicen al ayudar al vecino que tiene problemas con su vivienda, la sensación corporal al momento de soltar el estrés cuando terminamos satisfactoriamente una tarea, la siempre inesperada presencia de un comentario en la bitácora, el bello color de ojos de nuestra interlocutora (o interlocutor), el gesto cortés del conductor al ceder el paso a una señora embarazada.

No pretendo volverme repentinamente ingenuo y pensar que el mundo es color de rosa, que los políticos han comenzado a ver más allá de sus narices (o su bolsillo) o que los motoristas y cobradores del transporte público de pronto recordaron que hubo alguna vez una amorosa madre que les enseñó buenos modales. En el fondo es la actitud de poder encontrar, en la maraña de acontecimientos difíciles, los destellos de esperanza, de Humanidad y de felicidad que salpican nuestro día. Y no se trata sólo de verlos, sino de mirarlos y gozarlos genuinamente, como si fueran nuevos ante nuestros sentidos.

No me parece que sea una meta fácil de alcanzar, pero no tengo prisa. Cada paso que dé en esa dirección, es un avance y una pequeña ganancia.

Para seguir con la pequeña costumbre de compartir una canción en este primer post del año, dejo esta pequeña pieza del compositor y cantante uruguayo Jorge Drexler a quien escuché por primera vez recién el año pasado, gracias a los buenos oficios de un amigo (a quien tengo en alta estima)

Personalmente, no creo que el karma gobierne el universo y por eso no interpreto la canción en esos términos. Igual, sin tanta divagación existencial, la canción me gusta.







TODO SE TRANSFORMA
Jorge Drexler


Tu beso se hizo calor,
luego el calor, movimiento,
luego gota de sudor
que se hizo vapor, luego viento
que en un rincón de La Rioja
movió el aspa de un molino
mientras se pisaba el vino
que bebió tu boca roja.

Tu boca roja en la mía,
la copa que gira en mi mano,
y mientras el vino caía
supe que de algún lejano
rincón de otra galaxia,
el amor que me darías,
transformado, volvería
un día a darte las gracias.

Cada uno da lo que recibe
y luego recibe lo que da,
nada es más simple,
no hay otra norma:
nada se pierde,
todo se transforma.

El vino que pagué yo,
con aquel euro italiano
que había estado en un vagón
antes de estar en mi mano,
y antes de eso en Torino,
y antes de Torino, en Prato,
donde hicieron mi zapato
sobre el que caería el vino.

Zapato que en unas horas
buscaré bajo tu cama
con las luces de la aurora,
junto a tus sandalias planas
que compraste aquella vez
en Salvador de Bahía,
donde a otro diste el amor
que hoy yo te devolvería......

Cada uno da lo que recibe
y luego recibe lo que da,
nada es más simple,
no hay otra norma:
nada se pierde,
todo se transforma.




¿Qué moneda pondremos en circulación este nuevo año?

Le deseo un feliz año a todas las personas que leen este pequeño cuaderno de bitácora.

Categoría: , ,

5 comentarios:

  1. Feliz año!!! Y esa es de mis canciones favoritas del Drexler

    ResponderEliminar
  2. Feliz añooooooooo!!! un gran abrazo Aldebarán!

    ResponderEliminar
  3. Feliz 2008!

    Es una linda canción, a mí también me gusta Drexler, una amiga uruguaya me pasó varios de sus discos hace un año y medio. Antes sólo conocía esa que ganó el oscar.

    ResponderEliminar
  4. En tono con lo que decís, hace un rato leí no sé dónde que en vez de llevar un diario donde registráramos nuestras tristezas y miserias, deberíamos llevar un diario donde anotáramos una cosa buena que nos pasa cada día. Con una es suficiente. Y esas cosas buenas se referían a lo mismo que decís: cosas sencillas, pequeñas, en apariencia insignificantes, pero que hoy en día las pasamos por alto por lo enredados que estamos en medio de nuestros problemas.
    Feliz año. Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Aniuxa:
    El video me parece de los más sugerente.

    Denise:
    Gracias. Disfruta tu viaje.

    Tramontana:
    Yo recuerdo la canción de la película. Tiempo después supe que había ganado el Óscar.

    Jacinta:
    Interesante idea. Coincide mucho con el post que colocaré en unos momentos. Gracias por la visita y feliz año para vos también.

    ResponderEliminar

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.