16.3.09

El día despues: seguimos vivos.

Unos minutos después de las 21 horas, con un poco más del 90% de actas procesadas en forma preliminar, el partido de izquierda se proclamó ganador de la contienda, que fue aceptada por el (hasta ahora) partido oficialista hasta casi las 23 horas.

Me gustó el discurso del presidente electo: mesurado, llamando al diálogo y a dejar atrás la polarización de la campaña electoral, con puntos muy concretos y promesas que buscaron generar confianza en el país, sobre todo en la gran empresa y en el ejército.

Esperé más tiempo por el discurso del candidato de derecha el cual tuvo pocas cosas rescatables. En primer lugar, comenzó con el clásico himno anticomunista y fue un discurso demasiado orientado a las bases de su propio partido y no a todo el país. Hasta que llegó más o menos a la mitad reconoció su derrota. Luego pasó a definir lo que harán como oposición, cosa que me pareció más interesante. No ofreció "guerra sin cuartel desde la trinchera de la oposición" y eso ya es un avance, sino que invitó a la derecha del país a trabajar en la construcción de la nación. Hará falta ver si este sector adopta esta visión como propia.

Es muy probable que muchos empresarios tengan una actitud recelosa durante este año y no se arriesguen mucho con sus inversiones. Creo este sector sigue pensando que un gane democrático de la izquierda en las elecciones es equivalente al triunfo de una revolución armada y que les serán expropiadas todos sus bienes. Lo que no estoy dispuesto a aceptar es que la gran empresa, con el pretexto de ser cautelosa, se desquite con sus empleados y comience a despedirlos, a cerrar sucursales o a presionarlos con un clima laboral adverso. Esto sería una simple venganza y no creo que la economía salvadoreña necesite esto en este momento.

Este día lunes hubo de todo en los diferentes lugares: gente animada que se felicitaba entre sí y personas que estaban apesadumbradas. Ganó la izquierda y este país no amaneció hecho cenizas, como resultado de la ira y la venganza. La gente simplemente hizo lo que tenía que hacer: seguir con sus labores diarias

Se abre una nueva etapa en la vida política de este país, una etapa en la que no podemos seguir trabajando y viviendo con los mismos esquemas, recurso o campañas (en especial las de miedo) Si la gente de derecha ve este gane del FMLN como una crisis, les recuerdo que (citando libremente su monserga) toda crisis presenta oportunidades. Serían unos tontos si no las aprovechan para crecer políticamente, sino que por el contrario deciden volverse unos dinosaurios políticos.

Al FMLN, el partido ganador, y al presidente electo Mauricio Funes tengo más cosas que decirles, pero de eso escribiré en otro momento.

En general, me siento contento porque todo transcurrió dentro de lo que se puede llamar normalidad. Avanzamos un poquito más en el camino hacia la Democracia.

Categoría: , , , , ,

3 comentarios:

  1. Felicitaciones una vez mas amigos salvadoreños, deseamos que este sea un paso mas hacia un camino de realizacion y mayor justicia para vuestro pueblo.

    ResponderEliminar
  2. pos si...

    eso si que ser republica bolivariana no se siente para nada diferente de ser salvadoreño.

    ResponderEliminar
  3. Carraol:

    Gracias, por tus buenos deseos. Efectivamente, esa es nuestra esperanza.

    Blackman:
    Es más, no siento que me hay cambiado el acento ni que hoy desee comer arepas en lugar de las pupusas.

    ;-)

    ResponderEliminar

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.