17.3.09

Consensos nacionales

Las votaciones del domingo pasado fueron precedidas de una larguísima campaña electoral, caracterizada por la superficialidad, por los golpes bajos y el miedo. Todo esto dio como resultado un ambiente polarizado, en donde se separaba a los demás por sus preferencias políticas. Esta polarización salió del mundo de los adultos y llegó al de los niños, en donde algún pequeños grupo llego a marginar a un niño simplemente porque sus "opciones políticas" no coincidían con la opción de todos. Suerte que esta marginación no duró mucho tiempo.

El su primer discurso como presidente electo, Mauricio Funes llamó a la unidad, a olvidar lo ocurrido en la campaña y a trabajar en que la transición de gobierno sea lo más efectiva posible.

Me parece importante el llamado y creo que no sólo debe verse con miras al cambio del Ejecutivo, sino que debe incluirse al Legislativo. Además, si queremos que el país salga adelante en un futuro próximo este consenso no debe plantearse sólo para la transición de gobierno, sino que tiene que fraguar en una serie de políticas estatales, con la que los partidos políticos se comprometan implementarlas, no importando el partido en el poder o la composición de la Asamblea. Es así como se aprobarían préstamos y se definirían prioridades en las partidas de los presupuestos anuales para llevarlas a cabo.

Todo esto suena bien y sé que no soy el primero en sugerirlo. Lo que quiero plantear es una serie de áreas en donde esto podría concretarse. Es mas, las ideas que plantearé no son completamente mías sino mas bien un acopio de las que circulan desde hace meses en la blogósfera salvadoreña.

Comencemos por las áreas de consenso. Acá plantearé las que me parecen prioritarias, sin ningún orden específico
  • Seguridad pública
  • Educación
  • Salud pública

Habrá otras personas que puedan añadir o quitar otros tópicos que les parecerán urgentes

En el caso de la Seguridad Pública, la política estatal tendría que dotar de mayor recursos a la Policía Nacional Civil, con más personal, con mejor equipo logístico, comunicaciones, uniformes y al menos diez laboratorios criminalistas. Tendría que elevarse el número de policías de campo de tal manera que tuviéramos el mayor número de policías por cada mil habitantes en toda Centroamérica.

Para el caso de la Educación, tendría que hacerse obligatoria la educación desde parvularia hasta bachillerato, construir más escuelas y equiparlas con el mínimo necesario para su labor, habría que mejorar los salarios de los maestros rurales, de tal manera que se vuelva atractivo para los docentes el comenzar su carrera en los departamentos alejados de la ciudad capital. Habría que ampliar los recursos de la investigación académica y universitaria, haciéndola que trabaje en conjunto con la empresa privada. Al igual que en el área de seguridad, a nivel centroamericano tendríamos que tener el mayor número de docentes por cada mil alumnos. Habría que apostarle con mayor énfasis a la educación tecnológica y fomentar que los alumnos más aventajados puedan disfrutar de la educación superior mediante un programa efectivo de becas.

Por último, en el caso de la Salud Pública, hay que incrementar el número de profesionales en salud y el número de camas de hospital por cada mil habitantes. Tenemos que ser líderes en Centroamérica en este aspecto. Hay que proveer a los hospitales públicos de la logística necesaria (equipo de cirugía, de esterilización, medicinas gratuitas) Hay que lograr que el Ministerio de Salud tenga un mejor laboratorio de investigación de enfermedades transmisibles, que cada año atacan a muchos niños y adultos. No se trata que los hospitales nacionales (o de caridad, como los llamó alguien en su momento) compitan con los nosocomios privados. Se trata que la persona que esté bajo la línea de pobreza pueda pasar consulta, recuperarse (o dado el caso, morir) con dignidad, no hacinado esperando en la sala de emergencia por más de cuatro horas mientras sangra de la cabeza

Yo tengo claro que siempre habrá un grupo de personas que no podrán tener acceso a todos estos servicios. Para ellos es quienes va destinada esta política estatal, la cual se deberá alcanzar a largo plazo, no en un lapso de tres o cinco años.

Sé que al leer todo de golpe, estas ideas suenan descabelladas. No obstante, no veo otro camino para que a largo plazo nuestra nación pueda salir del estancamiento en que se encuentra. Otros dirán que lo importante es crear riqueza para que todos tengamos dinero para cubrir estos gastos. Creo que eso es poner la carreta adelante de los bueyes. Yo pienso que un pueblo educado, sano y con un entorno social seguro puede sacar adelante este país, generando la riqueza económica, cultural o social necesaria.

2 comentarios:

  1. Las proposiciones que has hecho no me resultan descabelladas. Incluso me parecen minimalistas. Claro que si se parte de lo que tenemos, hasta puede resultar utópicas, pero el objetivo a largo plazo es la de satisfacer las necesidades existentes hoy y las que van a surgir en el futuro.

    Es cierto que se pueden agregar muchas otras áreas. Y es necesario. Todo esto tiene que ser discutido y necesariamente hay que dar prioridades a unas y posponer otras.

    No obstante reactivar y diversificar la agricultura me parece una tarea impostergable. No podemos seguir siendo dependientes en este rubro del extranjero.

    No se trata de promover el consumismo, pero de inmediato se impone como necesaria la revalorización de los salarias más bajos. Pues muchas familias se ven privadas de lo esencial para su propia reprodución corporal. Quiero decir para reponer sus fuerzas. Viven en un constante desgaste físico y su vida es un corto y muy penoso recorrido por este mundo.

    Las tareas son inmensas. Pero al mismo tiempo constituyen luchas. Revalorizar un salario implica disminuir ganancias, esto se quiera o no, es el núcleo de donde nacen los intereses de clase.

    En todo caso, creo que es necesario que todo el mundo pueda intervenir en los debates, que se pueda oír a la gente en los barrios, que se le dé los instrumentos democráticos de participación y de intervención.

    Seguiremos hablando.

    ResponderEliminar
  2. Carlos:
    Tiene razón, las propuestas los minimalistas: para mí son las indispensables en las que debe llegarse a un acuerdo.

    Me parece interesante su propuesta sobre la agricultura y los niveles salariales, cosas que se han manipulado políticamente en esta administración, pero que pueden trabajarse si se aprovecha la coyuntura de la transición.

    Gracias por sus aportes

    saludos

    ResponderEliminar

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.