21.10.06

En esta ciudad, la vida no vale nada.


Un artículo de José María Santana, publicado en LPG, sobre el ladronismo y la cotidianidad de la violencia en San Salvador. Admito que ha pasado algún tiempo desde la última vez que me robaron o hurtaron algo, pero igual, la sensación queda.

Categoría:

8 comentarios:

  1. Un artículo tan bueno, que si fuese de Poe, sería considerado una obra maestra del cuento.

    Pero como es de Santana, y es El Salvador, no es más que la cotidiana --y macabra-- realidad.





    (Viva el chico que ajustició a los ladrones. Un héroe salvadoreño.)

    ResponderEliminar
  2. Creo que es triste, horrendo, no sé que adjetivo ponerle a que se celebre la muerte, provocada por quien sea y por las razones que sean.
    Y si, la vida parece no valer nada cuando ves cosas así todos los días, pero hay que hacerla prevalecer como el valor más importante. Si no se hace, si valoramos más al que mata, si celebramos la locura de disparar contra otro ser humano para que deje de existir, ¿para qué seguir en el mundo? ¿para hacer una orgiástica celebración de muertes sin cesar por las razones que sean?

    Tristes saludos...

    Victor

    ResponderEliminar
  3. e-V:
    sí, es macabro, por eso no entiendo que llames héroe a la víctima que se volvió victimario.

    Víctor:
    Tienes razón, celebramos demasiado el ajusticiamiento. Esto es sólo la muestra que hay algo podrido en El Salvador

    ResponderEliminar
  4. El artículo de Santana es potente porque nos hace vivir, vicariamente, el terror de 30 salvadoreños inocentes de quienes los criminales abusan.

    El héroe impidió que los dos (presuntos) recién finados volviesen a hacer sufrir el mismo purgatorio a otros grupos de 30 salvadoreños.

    No entiendo cómo alguien puede preferir que los criminales hubiesen tenido la oportunidad de volver y volver y volver a repetir el cañón en la nuca de un inocente que nos cuenta Santana.

    ResponderEliminar
  5. Visitador:

    No entiendo en qué parte no te queda claro que me entristece que se celebre al que provoca la muerte. Que no me gusta que se valide el hecho de acabar con la vida de otra persona.

    No dije "bravo por el delincuente" o "eso es verga, mañosos, heroes de la patria insurrecta" o lo que hayas querido ver. A diferencia tuya, que volviste héroe al que mato a los ladrones, me entristece que se celebre la muerte, provocada por quien sea y por las razones que sean.

    ResponderEliminar
  6. Yo celebro que otros salvadoreños no tendrán que sufrir (al menos por parte de los dos finados) el intenso vejamen que es un asalto a mano armada.

    El único salvadoreño que hizo algo por liberar a sus congéneres del azote de los criminales es el héroe: por eso lo celebro.

    Otros pueden deplorar la celebración del héroe; pero entonces implícitamente están de acuerdo que los finados hubiesen seguido aterrorizando al pueblo.

    ResponderEliminar
  7. Víctor:
    Compartimos el mismo sentir.

    e-V:
    Sigues cruzando justicia con venganza. Sin embargo, esa tu frase de "implícitamente están de acuerdo.." Con eso dices que tu idea es la única, la mejor, la perfecta. Cierra todo diálogo. Al fin y al cabo no te interesa.
    Adiós.

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias por las loas, Visitador. Años después estuve buscando el artículo y lo encontré aquí. De verdad, gracias.

    ResponderEliminar

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.