29.6.05

Ideas sobre el monopolio


Aprendí a jugar monopolio casi a los diez años. Un amigo tenía uno, todo en inglés, por lo que no lo jugábamos siguiendo todas las reglas. Las básicas sí, pero me parece que había algunas que las doblábamos y otras simplemente las ignorábamos.

Cuando jugábamos, que no era frecuente, quizá un par de veces al mes, nos pasábamos cerca de tres horas jugándolo pero pocas veces lo terminábamos. Cuando esto sucedía, siempre perdía. Y es que mi amigo era (lo es todavía) muy bueno para el jueguito. Mientras jugábamos, platicábamos de varias cosas, de las clases, de su perro y de ya-ni-me-acuerdo-qué-más.

No logré que a mi familia le gustara el juego, así que mi único rival ha sido mi amigo. Él es tan aficionado que incluso ha comprado la versión para PC y le ha enseñado a su hija a jugarlo. Por supuesto, con la versión electrónica, no valen las trampas.

Con el tiempo, aprendí que el inocente juego de mesa en realidad intenta reproducir un mercado perfecto (lo cual no es cierto, dicen los economistas) y enseña a las/os jóvenes jugadoras/es las estrategias capitalistas y los prepara para el cruel mundo de los negocios. Es posible que esto sea cierto, pero para mi caso, no me ha hecho buscar comprar propiedades ni construir hoteles ni cosa parecida.

¿Habrá modo de contrarrestar este efecto? Pienso que si el monopolio puede ser usado como "instrumento de lavado de cerebro capitalista" podría ser usado para enseñar nuevas formas de comercio justo.

Aquí entro al terreno desconocido para mí. El asunto de los juegos y sus reglas. Conocí el tema debido a la película "Una mente brillante" (el t'itulo original en inglés es "A beaufitul mind") en donde John F. Nash comparte el premio Nóbel junto con otros científicos por su trabajo en juegos no-cooperativos o lo que se ha llamado el "Equilibrio de Nash". Revisando, leyendo diversas fuentes, me he enterado de la famosa "teoría de juegos" un término que nació en el mundo de la economía y que ha trascendido dicha esfera. He leído sobre el tema, he entendido poco.

Todo eso me ha despertado mi curiosidad y me he planteado una duda, quizá ilusoria: ¿Será posible aprender a jugar el monopolio en forma cooperativa? ¿O al menos en forma no-cooperativa, buscando un equilibrio en donde los dos jugadores puedan ganar algo?

He buscado en la red si existe algo semejante, pero no lo he hallado. Si alguna persona que pase por acá sabe algo, hágamelo saber, por favor.

2 comentarios:

  1. Practicamente a todo se puede jugar (y de hecho se juega) siguiendo la teoría de juegos, lo que ocurre es que hay varias alternativas, unas más cooperativas que otras. Todo se basa en calcular donde y de qué modo se obtiene una mayor ganancia (la ganancia no siempre ha de ser material).

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno el comentario de Odiseo.

    Dos observaciones:

    (a) Cuando jugás Monopolio con 4 o más jugadores, con frecuencia el ganador es aquel que creó alianzas con otros temprano en el juego. El capitalismo no está reñido con la cooperación.

    (b) Algunos de los mayores triunfos del capitalismo han involucrado el capitalismo cooperativo. Por ejemplo, muchas de las más importantes torres de Chicago están construídas justo encima de los patios del ferrocarril. Los ferrocarriles vendieron los "air rights", que ellos no usaban, enriqueciendo a sus accionistas, y los urbanistas compraron dichos derechos, creando nueva infraestructura y nuevos empleos. Y la alcadía ha cobrado miles de millones en adicionales impuestos a lo largo de las décadas.

    Todos ganaron. La teoría de juegos se basa precisamente en la habilidad de predecir que cada persona actuará en su propio interés, en su interés egoísta. Y la teoría de juego aplicada te ayuda a maximizar tu egoísta interés aún más allá.

    La teoría de juegos es una herramienta del capitalismo. Es como darle una bazuka a un cazador que antes usaba cuchilo: ahora cazará más.

    ResponderEliminar

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.