22.6.06

Política y educación (o la educación de los políticos)


Fue hace muchos años, en la escuela, a nivel de primaria. Según la costumbre de esos momentos, se elegía la directiva del curso. Se proponían candidatos para presidente, secretario y tesorero. Luego, uno por uno, se emitía el voto en voz alta, según el candidato de nuestras preferencias. Era un proceso lento y nada secreto, por supuesto. Cada uno podía saber quien voto por quien.

Conforme se iban recorriendo las columnas, le llegó el turno a uno de los candidatos. Se levantó del pupitre y dijo con una gran sonrisa "yo voto por mí". Todos nos reímos. Inmediatamente nuestro profesor paró la votación y nos dijo "Eso no se puede. No se puede votar por uno mismo". No recuerdo en detalle la explicación que nos dio. En resumen nos dijo que no era "educado" votar por uno mismo, que al menos por caballerosidad se debía votar por el contrincante (o por alguno de ellos si había más de uno). La votación continuó, luego que el candidato corrigiera su voto y se lo diera a unos de los contrincantes. La enseñanza quedó, pero el resultado de la votación ni la recuerdo.

Recuerdo esta anécdota en cada período de votaciones, sobre todo en las presidenciales. El día de la votación, los candidatos hacen el espectáculo de ir a emitir su voto. Los rodean periodistas, simpatizantes, guardespaldas y otras personas. La mayoría de los candidatos, cuando emiten su voto, levantan y muestran la papeleta con la marca sobre la bandera de su propio partido. Es decir, votan por ellos mismos. Entiendo que el acto es una especie de espaldarazo para todos los simpatizantes y activistas del partido, un anticipo del gane arrollador (el que ellos desean). Pero no dejo de recordar a mi profesor con su comentario.

El votar por el contrincante no es algo común en mi paisíto. Según lo que sé a través de la prensa escrita, lo ha hecho únicamente un candidato: el actual alcalde de la ciudad de San Miguel, al oriente del país. Cuando los periodistas le preguntaron porqué lo hacía, les contestó que le causó lástima que nadie fuera a votar por su contrincante, así que lo hizo para que al menos tuviera un voto. Es
decir, lo hizo para burlarse de su contrincante.

Pedirle caballerosidad a los nuestros políticos es como pedirle manzanas a una caja de zapatos. ¿Qué pasaría si lo los políticos votaran por su contrincante? Los activistas de su partido se sentirían traicionados; posiblemente los periodistas, sorprendidos, les preguntarían el porqué. Y lo que me pone triste es que posiblemente muy pocos entenderían sus motivos.

¿Por qué recuerdo esto? Hoy se celebró el día del Maestro a nivel nacional. No pude dejar de recordar esta enseñanza y a la persona que me la inculcó.


PD. Como una anécdota extraña. En las elecciones presidenciales de 1994, el candidato oficialista fue a votar, enseño la papeleta y marco su dedo medio con la tinta indeleble. Levantó su mano frente a las cámaras de televisión, de manera tal que nos mostró lo que en algunas partes se llama "levantar el dedo". Estoy completamente seguro que fue un acto inocente de su parte.

Categorías: ,

2 comentarios:

  1. usuaria anonima23/6/06 14:38

    GRACIAS POR LA ANECDOTA Y POR RECORDAR LO DEL DIA DEL MAESTRO. GENERALMENTE (Y ESTO LO DIGO PORQUE LO LEI HACE UNOS ANOS EN UN PERIODICO DEL PAIS)TE HABLAN DE LAS COSAS MALAS DE LOS PROFESORES (COMO SI UNO EL DIA DEL PERIODISTA LES RECUERDE COMO ALGUNOS TERGIVERSAN LA VERDAD) Y NO HABLAN DE LOS QUE INTENTAMOS HACER ALGO POR NINOS QUE NO SON NADA TUYO. HACE DOS ANOS, PARA ESTA FECHA RECIBI EL REGALO MAS HERMOSO QUE LE PUDIERAN DAR A UN MAESTRO, UNA DE MIS ALUMNAS VIVIA EN TRES CASAS A LA VEZ (LA DE LA ABUELA, LA DEL PAPA Y LA DE LA MAMA) LA POBRE NUNCA SABIA DONDE TENIA SUS COSAS Y NADIE LE HACIA CASO. COMO ELLA QUERIA LLEVARNOS UN REGALO, TOMO ALAMBRE DE COBRE Y CUENTECITAS DE UN JUEGO (CREO QUE ERA DE LA BARBIE)Y NOS HIZO A TODAS SUS MAESTRAS UN ANILLITO, EL MIO ERA DE PIEDRITAS ANARANJADAS. OTROS NINOS NOS LLEVABAN COSAS CARAS, PERO CUANDO ELLA ME DIO ENVUELTO EN PAPEL DE CHINA SU JOYA, NO PUDE MAS QUE ABRAZARLA, ELLA ME VIO QUE ESTABA LLORANDO Y ME DIJO: MISS, NO LE GUSTARIA QUE ME FUERA A VIVIR CON USTED?... COMO UNA CHIQUITA DE SEGUNDO GRADO PODIA ALBERGAR TANTO AMOR Y NADIE EN SU CASA SE DABA CUENTA? HE RECIBIDO MUCHOS OBSEQUIOS, PERO NADIE PODRA SUPERAR EL ANILLO QUE ME DIO MARCELA, NUNCA TUVE NI TENDRE UN ANILLO TAN LINDO COMO ESE.
    Y ASI PODRIA CONTARTE MUCHAS COSAS LINDAS QUE HE PASADO.. CUANDO PIENSO EN ESO, ME DOY CUENTA QUE A PESAR DE TODO, NO ME EQUIVOQUE DE PROFESION.

    ResponderEliminar
  2. UA:

    Gracias por compartirlo. Dos cosas sobresalen en los niños, su energía inagotable a la hora de jugar y el gran corazón que no nos explicamos cómo cabe en esos cuerpecitos.

    ResponderEliminar

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.