13.6.06

Diferentes modos de cubrir una noticia.


Escribí hace varias semanas que la prensa no le da igual cobertura a las actividades estatales que las llevadas a cabo por las organizaciones no gubernamentales, sobre todo cuando se trata de el reencuentro de familias separadas durante la guerra civil.

Sigo sosteniendo esta idea, cuando comparo la primera plana y las páginas interiores que se le dedicó a la primera reunión entre padre e hija llevada a cabo por la "Comisión interinstitucional de búsqueda de niños y niñas desaparecidos" (LPG 22 de marzo de 2006) y la que llevó a cabo Probúsqueda el pasado fin de semana, que fue cubierta por La Prensa Gráfica con una foto y unas líneas en la página 4 de la edición del lunes 5 de junio, según se muestra abajo.



En mi opinión, estos encuentros son las formas concretas de ir cerrando sanamente nuestro pasado sangriento, por lo que tendríamos que estar mejor informados sobre ellos.

No pude encontrar la noticia en el sitio de La Prensa Gráfica, pues en la sección de archivo no aparece la edición del día 5 de junio. La imagen fue rastreada de la edición impresa.

Categorías: ,

6 comentarios:

  1. Antes de opinar sobre si existe discriminación, yo necesitaría saber si el esfuerzo de relaciones públicas fué comparable en su extensión, profundidad, y calidad.

    El periodista es como cualquier otro humano: tiene muchos distractores. Hay una industria entera que dedica la mayor parte de sus recursos a llamar la atención del periodista, a cultivarlo, y a "colaborarle", dándole notas de prensa pre-digeridas.

    En muchos lugares, se le paga al relacionista público por cada centímetro de columna periodística que consiga.

    Reiterando: ¿fueron comparables los esfuerzos de la entidad gubernamental vs. la privada?

    ResponderEliminar
  2. La cuestion es a que temas los medios informativos le dan relevancia para incluirlos o eliminarlos.

    Es lo que llamammos la agenda del medio.

    El reencuentro de las familias debería ser un tema importante por el significado social, pero eso no lo hace el gobierno, ni los bancos, ni las empresas que pagan la publicidad.

    Es ahí donde se observa el interes mercantilista de los medios. No es malo que los medios vendan, pero es malo que por vender impidan a la población de enterarse de hechos importantes.

    No es cuestion de relaciones publicas, es cuestion de intereses.

    ResponderEliminar
  3. Visitador:

    Dices que necesitas saber si el esfuerzo de la oficina de relaciones públicas de la ONG fue el suficiente como para justificar el espacio dedicado por el periódico. Es decir que no importa la calidad de la noticia sino que la cobertura de la misma es un premio dado al mejor relacionista: si el gobierno hizo un esfuerzo mayor en preparar la noticia es justo que gane más espacio en un periódico que una ONG que no se desvivió por hacer un mejor trabajo en relaciones públicas.

    Tú incluyes a la figura del periodista en tu comentario y sabes muy bien que quien asigna el espacio adecuado a cada reportaje es el Editor. Eso no excluye de su responsabilidad al periodista como tal, pero es evidente que él sigue líneas dictadas por sus superiores, aunque siempre puede tener cierto margen de maniobra al momento de enfocar la noticia.

    Entiendo que en este mundo pragmático, la prensa se deje bambolear por los intereses económicos, pero ese es precisamente el punto que quise exponer en mi post: la necesidad de que el bienestar de muchos se anteponga a la necesidad de unos pocos. En otras palabras, la necesidad de la sociedad salvadoreña de ir cerrando las heridas a través de la difusión de estos reencuentros familiares debe tener precedencia sobre el interés de un periódico de quedar bien con quien lo trata mejor.

    Me asusta lo que planteas en el segundo párrafo de tu comentario. Yo no quiero que vuelvan los tiempos en donde la "menta" (léase coima*) era un "modus vivendi" para los periodistas. No quiero un periodista que sólo se trague la regurgitación de la oficina de prensa de cualquier entidad pública o privada. Sí soy un iluso, pero de eso precisamente se trata la cosa, de caminar p´alante.

    Me extraña esta tu casi-defensa de los medios de difusión, habiendo escrito mucho en tu blog sobre los sesgos poco éticos de algunas noticias.

    Por último, según tu comentario, este es uno de los casos en que el gobierno es más eficiente que la entidad no gubernamental. Fascinante. (Y no estoy siendo irónico, para dejar las cosas en claro ni estoy tratando de ser ofensivo).



    *Palabra interesante aprendida en mis andanzas por el mundo blogeril de España y Argentina.

    ContraCorriente:
    Nuevamente lo dicho: el interés de pocos privando sobre el interés de muchos.
    Gracias por la visita y por el comentario. Bienvenido a esta bitácora.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por los comentarios. Intento responder a continuación.

    "Es decir que no importa la calidad de la noticia sino que la cobertura de la misma es un premio dado al mejor relacionista"

    Desafortunadamente, en cuanto a llamar la atención de los humanos, el mérito relativo poco tiene que ver. Es una realidad. Véase, por ejemplo, la cantidad de horas invertidas en ver telenovelas vs. ver óperas en El Salvador.

    De igual forma, la prominencia de una noticia a menudo depende del éxito obtenido en llamar la atención del periodista.

    "si el gobierno hizo un esfuerzo mayor en preparar la noticia es justo que gane más espacio en un periódico que una ONG que no se desvivió por hacer un mejor trabajo en relaciones públicas."

    No, no es justo. Pero no veo manera de arreglarlo más que asesorando a la ONG acerca de necesita desvivirse más en sus RRPP.

    "quien asigna el espacio adecuado a cada reportaje es el Editor. Eso no excluye de su responsabilidad al periodista como tal"

    Correcto. Pero el Editor también es influenciado directamente por el relacionista público. Y alguna invitación a un evento, cena, etc., es una herramienta que no está más allá ni de las posibilidades ni de los escrúpulos de un buen relacionista público. Y ojo que una cena al año no constituye un soborno: constituye una reunión de cortesía. Indirectamente, el RRPP también influencia al Editor cuando el RRPP crea un "evento" y el Editor sabe que la competencia va a cubrir el "evento". Aún más ducho es el RRPP que le dá un ángulo de la noticia en exclusiva al Editor y otro ángulo en exclusiva a un Editor competencia. Y el arsenal continúa, pero no quiero extenderme.

    "la necesidad de la sociedad salvadoreña de ir cerrando las heridas a través de la difusión de estos reencuentros familiares debe tener precedencia sobre el interés de un periódico de quedar bien con quien lo trata mejor."

    La necesidad de la sociedad salvadoreña debe tener precedencia sobre muchas cosas. Sin embargo, hay ciertas realidades que hay que enfrentar. Una de ellas es que las ONG deben aprender a desenvolverse en el mundo moderno, incluyendo aprender el arte de las RRPP.

    "Yo no quiero que vuelvan los tiempos en donde la "menta" (léase coima*) era un "modus vivendi" para los periodistas."

    Esto no es acerca de sobornos. Es acerca de un RRPP que sabe cultivar y desarrollar relaciones. Con la importancia que el prestigio tiene en una economía moderna, dudo que los grandes medios dejarían pasar mucho tiempo (si se enterasen) que sus empleados aceptasen burdos sobornos sin un despido sumario.

    "No quiero un periodista que sólo se trague la regurgitación de la oficina de prensa de cualquier entidad pública o privada."

    Desafortunadamente, los hay muchos. Por haraganes. Por falta de cultivo intelectual. Somos los consumidores y quienes laboran en la industria los que deben buscar marginar a los inadecuados y antiéticos, y cultivar a los fuertes y correctos.

    "Por último, según tu comentario, este es uno de los casos en que el gobierno es más eficiente que la entidad no gubernamental."

    Si efectivamente el Estado tuvo mejores RRPP que la ONG, en ningún momento implica más eficiencia por parte del Estado. Implica más eficacia. Uno puede ser más eficaz gastando una décima parte que otro, o uno puede ser más eficaz gastando cien veces más que el otro.

    Si efectivamente el GOES fué más eficaz que la ONG, mucho me temo que el GOES haya gastado un múltiplo grande de lo que gastó la ONG. El Estado es sumamente ineficiente, y por eso hay que reducirle sus presupuestos.

    Ahora bien, parecés haber cedido el punto original: parece que sospechás. como yo, que no hubo mala fé en los medios, sino incapacidad en la ONG, y que ello resultó en mayor cobertura para el GOES.

    Las ONG deben profesionalizarse, si quieren descollar. Hoy por hoy, algunos de los más descalificados "profesionales" salvadoreños pululan en el ambiente de las ONG. Triste.

    ResponderEliminar
  5. Visitador:

    Me expresé mal entonces, mil disculpas. Sigo manteniendo mi postura original: la noticia debe pesar por sí misma y no por la presión ejercida por el especialista en relaciones públicas. Igual, el tiene un trabajo. La inteligencia del periodista es ver más allá de donde apunta (o no apunta) el dedo del RRPP.

    saludos

    ResponderEliminar
  6. "La inteligencia del periodista es ver más allá de donde apunta (o no apunta) el dedo del RRPP."

    De acuerdo.

    Como no soy periodista, no sé si hay una lección en el pensum que prepare al periodista para el maremágnum que se le viene encima cuando los RRPP lo empiezan a indentificar. Es fácil ceder a los halagos y adulaciones del relacionista público sofisticado, me parece, para el que no está prevenido.

    Sospecho, además, que muchos periodistas tienen dificultad para comprender que "Simposios" y "Conferencias" y otros eventos del género, tienen como único propósito capturar al periodista ingenuo, que cree que se trata de un evento, cuando en realidad es un montaje teatral para crear noticias y comunicar los mensajes que el RRPP quiere comunicar.

    Saludos,

    ResponderEliminar

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.