9.12.08

Posibilidades de cambio

Hace dos ¿o tres? meses me tocó uno de esos momentos comunes y corrientes: ir a concluir el proceso de queja por un servicio mal prestado.

Afortunadamente, mi trámite terminó dentro de lo que puede llamarse satisfactoriamente. No reconocieron todo el dinero que había gastado, pero al menos recuperé casi todo lo que me pertenecía.

La señora que seguía en la fila después de mí, la comenzaron a atender mientras terminaban con mi caso. Ella preguntó si le iban a reconocer todos los gastos que le había ocasionado la falla en el servicio. La encargada de atención al cliente le dijo que no. La cliente comenzó a molestarse, diciendo que ella vivía lejos, que había gastado dinero en transporte para llegar a la oficina para efectuar el reclamo y que el trámite le había generado gastos adicionales.

La señorita le recordó que en una de las cláusulas del contrato de servicio, que ella había firmado, se detallaba que la compañía no cubriría las peticiones que la cliente estaba haciendo.

La señorita tuvo que levantarse un momento, que fue el momento cuando la señora. visiblemente molesta y con el fin de soltar un poco de su frustración, dejo salir una frase Sigamos votando por ar**a (y mencionó el nombre dela partido oficialista). Terminé mi trámite y dejé a la empleada siguiendo el protocolo que le enseñaron y la señora lidiando con su frustración.

En mi interpretación, la señora, con su frase quiso decir "sigamos votando igual para que nos sigan tratando igual de mal". Comprendo perfectamente la frustración de la señora, pues la he sentido muchas veces. Ella se estaba desahogando contra el gobierno y contra el Mercado, que permite que las empresas (¿tdas las empresas?) ignoren los derechos de los consumidores.

Yo interpreto que ella espera que un cambio en el partido en el gobierno cambiaría mucha de estas cosas. Y estoy seguro que muchas personas se sienten igual. Esto me lleva a la pregunta que encabeza esta nota ¿Qué tan real es que el próximo gobierno traerá consigo grandes cambios para la población o al menos para el trato que las compañías dan a sus clientes?

Nuestro país tiene un sistema altamente presidencialista, en donde el Ejecutivo tiene el poder de hacer muchas cosas, pero no puede hacerlo todo. Creo que es un poco iluso pensar que si el actual partido opositor llegara a la Silla Presidencial, todo cambiará de la noche a la mañana. Muchas personas ven al candidato de izquierda como si fuera un Robin Hood, que una vez llegado al poder, comenzará a quitarle a los ricos para darle a los pobres. Esto lo hará, según la idea de la señora de mi historia, cambiando de tajo los tipos de contrato, de manera que los usuarios pudieran ganar todas sus querellas contra las empresas. Esto no es factible. Según me cuenta un amigo, incluso el mismo candidato del FMLN dice que el no piensa ejecutar cambios bruscos en el modelo económico de mercado. Sin embargo, parece que nadie lo escucha.

Queda claro que muchas personas que votarán por el FMLN lo harán como una forma de castigo para el partido oficialista, pues se ha desgastado demasiado en estos veinte años que ha estado en el poder. Durante todo este tiempo hizo demasiadas promesas, de las cuales la gran mayoría de la población salvadoreña no ha visto resultados concretos. En otras palabras sienten que los han engañado, ofreciéndoles empleo, seguridad, salud, educación, etc y ellos sólo miran que sus condiciones de vida se han deteriorado notablemente.

Es más, no nos conviene que, en caso de ganar las elecciones presidenciales el candidato se pelee con todos los "ricos" durante su período de gobierno. Eso no quita que la relación será tensa desde el primerdía. Puede darse por descontado la mala prensa que le hará el periódico EDH que tendrá cada vez que estornude o que tenga algún gesto indebido. Si el candidato comenzara a portarse "malcriado" con los poderes económicos de este país, estos serían capaces de comenzar un proceso de boicot hacia su gobierno. Ya han hecho cosas similares en el pasado, forzando al gobierno de entonces a tomar medidas poco claras e impopulares.

En mi opinión, necesitamos un gobierno que sea capaz de dialogar con los grandes empresarios, pero que ante todo sea capaz de reducir significativamente la violencia, de propiciar una distribución de la riqueza más equitativa, de reducir la corrupción existente, de mejorar la distribución presupuestaria para elevar el nivel educativo y de salud de la población.

Entiendo perfectamente a la señora con su frase "sigamos votando por... para que nos sigan tratando igual de mal" Quien no parece haber entendido la frustración de esta señora es el partido en el gobierno.

Categoría: ,



1 comentario:

  1. en mi experiencia... siempre los partidos de oposición, cuando suben al poder... hacen casi lo mismo que los otros... llevan agua a su milpita, como decimos en México.

    Creo que las instituciones y la sociedad es la que debe generar los cambios, no el gobierno. O no sólo el gobierno.

    Antes deciamos "aja, sigamos votando por el PRI". Ahora decimos "ajá, sigamos votando por el PAN". La realidad es que votamos por todo un aparato gubernamental. No por el partido ni por la persona. Sino por toda la gente que rodea a esa persona. Como cuando te casas, ja.

    Besos.

    ResponderEliminar

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.