3.3.08

Silvio Rodríguez en El Salvador.


El viernes pasado asistí al concierto de Silvio Rodríguez en San Salvador. Había esperado por varios años ese momento. Al principio, cuando comenzaron a circular correos mencionando la posibilidad del concierto, preferí no creerlo. Incluso cuando apareció una modesta nota en LPG, no quise darle crédito al periódico. En años anteriores se oyeron esos rumores, pero nunca se concretaban, pues según las malas lenguas por que el entonces Ministro del Interior negaba el permiso de ingreso al país a Silvio. Fue hasta que vi el anuncio a página completa anunciando una fecha, hora, lugar concreto, así como los precios de las entradas, que entendí que el concierto iba a realizarse.

Cuando el pasado viernes 29 de febrero llegué al Estadio "Flor Blanca", re-bautizado Jorge "Mágico" González, había gentes por todos lados, el tráfico circulaba lentamente y había largas colas en todas las entradas. Luego de esperar por varios minutos para entrar y una pequeña revisión de parte de la policía, ya estaba adentro, buscando asiento y esperando al inicio del concierto. Mientras tanto, me dio tiempo de observar a las demás personas que estaban en el estadio. Habían jóvenes de anteayer, de ayer, de hoy y de mañana; mujeres, hombres, salvadoreñas y hondureños, parejas, padres con sus hijos, grupos de amigos, grupos de hermanos sin sus padres, familias completas. No se llenó del todo, pues quedaron muchas sillas en la parte de cincuenta dólares, pero puede decirse que hubo un lleno casi total. Al inicio, el cielo estaba un poco cerrado, con esas nubes que algunos llaman "de viento" que terminaron despejándose antes del intermedio.

De la emoción ni me fijé en la hora en que terminaron los artistas nacionales y comenzó a tocar un grupo de músicos. Pecibí el cambio notable en la calidad interpretativa --y no lo digo despreciando a los artistas salvadoreños-- pues era más limpia, más profesional. Eso me indicó que el inicio del concierto estaba cerca. Efectivamente, ellos eran el grupo de músicos que acompañaban al cantautor cubano. Luego de un par de minutos, hizo su aparición en el escenario Silvio y todo el mundo estalló en aplausos. La primera canción fue "El Necio", a la cual siguieron muchas otras, de diversos álbumes. Tocó de las canciones "viejitas" así como de sus últimos discos. La única que recordaba vagamente era la de "Soy guajiro" pues todas las demás eran conocidas

Me gustó el método elegante para pasar al intermedio, en donde volví a ver en el escenario a Vicente Feliú. Al final de la actuación de este último apareció la Alcaldesa de San Salvador para entregarle públicamente a Silvio las llaves de la ciudad y un diploma que lo acreditaba como Huésped Distinguido.

La segunda parte fue mejor que la primera, para mi gusto. Cantó muchas canciones de sus nuevos discos, como la versión de "El papalote" que viene en el disco "Érase que era". Al final, varios intentos de terminar el concierto, pero regresó en total cuatro veces. Para mi gusto, hizo falta una media hora más de música para que cantara las emblemáticas, las que todo el mundo esperaba que cantara: Nuestro Tema, El tiempo está a favor de los pequeños y otras.

¿Volverá Silvio a presentarse en ES? No lo sé, pero al menos ya cumplí uno de mis sueños en esta vida terrestre.

Resumiendo

Lo positivo:
El sonido: en este aspecto, ha sido el mejor de los conciertos a lo que he asistido.
No se volvió un mitin político de parte del FMLN. No hubo consignas a favor del partido de izquierda, y sólo un par de alusiones a la presencia del candidato presidencial de dicho partido. Se comportaron, pues.
El profesionalismo de Silvio y de sus músicos nos brindaron un espectáculo inolvidable.

Lo negativo de la noche:
Hizo falta una pantalla gigante. Me parece qué solo los que habían pagado la entrada más cara lograron distinguirle las facciones a Silvio. Cuando se organiza un concierto en un espacio tan grande, se vuelve indispensable una proyección de ese tipo.
La actitud de la Alcaldesa: durante unos minutos se portó como si ella era el centro de atención del concierto y para colmo improvisó mal el discursito. Sigo confirmando que debe manejar mucho mejor sus relaciones públicas.
La venta de licor. Da lástima ver a los "jóvenes de hoy" aturdidos durante el concierto, comportándose como si estuvieran en cualquier "bebedero" ("chupadero" lo llamamos en ES), frente a una pantalla gigante que presentara un concierto de Silvio: platicaban, chistaban, se levantaban y alzaban el vaso plástico cuando una canción les gustaba, etc. Parecía que un "combo" les amenizaba la "chupa" Y no es que Silvio no les gustara: el guaro los trastornó por completo.

Ni siquiera todas estas cosas le quitan brillo a un evento del cual se platicará por un largo rato.

Categoría: ,

Lo que dicen otras personas de La Casa sobre este tema

Aniuxa

La HormigaS

Loida

Herberth

4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Vaya, me lo perdí y es que tuve "toke" ese día. No sé qué músicos nacionales tocaron y no voy a defender a un mal músico, pero los músicos nacionales nunca tocan con el mismo equipo de sonido ni la consola ni el ingeniero de sonido con que toca el artista internacional, no creo que esa noche haya sido la excepción, por lo que considero que la calidad interpretativa pudo sentirse disminuida por un mal sonido como normalmente ocurre en estos eventos, ya si consta que tocaron con el mismo sonido, es otro rollo. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Tienes razón, René, si sumamos las posibles causas como el sonido mal ajustado, el bajo volumen con que se escuchó a algún intérprete y la calidad de los instrumentos, pues hay motivos para que los artistas nacionales salgan perdiendo.

    ResponderEliminar
  4. Yo también asistí al concierto, al de "25" porque los de a "15" se habían acabado, ya que compré las entradas para mi y para mi novio el mismo día del concierto.
    Para mí el sonido no estuvo tan bueno, quizá porque quería sentir cada frase de Silvio tan cerca de mi corazón como hace 10 años!!

    Ely

    ResponderEliminar

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.